Cerrar
Partidos 28 agosto 2022, 19:40

Omar Da Fonseca, mano a mano con AS Monaco

Omar Da Fonseca, mano a mano con AS Monaco
En vísperas del duelo entre Monaco y el Paris Saint-Germain, el exdelantero argentino, que vistió ambas camisetas, analizó el choque y recordó su paso por el Principado.

Le conoces necesariamente por sus vuelos líricos al micrófono del canal de televisión beIN Sports para el que cubre LaLiga y la Champions League. También lo encontrarás próximamente junto a su compañero Benjamín Da Silva, en los comentarios del próximo FIFA 23. Ante el choque de la 4ª jornada de la Ligue 1 entre PSG y AS Monaco, sus dos ex clubes, Omar Da Fonseca aceptó evocar su paso a orillas del Mediterráneo. Con la prosa lo conocemos. Entrevista.

Para involucrarme con AS Monaco esta vez…

Sí, son Jeannot Petit y el presidente Jean-Louis Campora quienes me llaman para traerme aquí. Para mí, Mónaco era igual de increíble en mi imaginación, era el Gran Premio de Fórmula 1. ¡Mi vecina fue a buscar su baguette con un gran sombrero! Y Fontvieille aún no existía. Era un Mónaco aún más “estrellado”, tengo la impresión de que brillaba aún más. En ese momento de todos modos, para un joven sudamericano como yo, existía este deseo de descubrir cosas, además de formar parte de un gran equipo. En París fui a mercadillos, a museos, porque queríamos aprender muchas cosas. Hay que recordar que no había tantos medios de comunicación, ni internet, muy pocas fotos y muy poco en la televisión. Era una forma de vida diferente.

¡Especialmente porque en Mónaco llegas en un muy buen equipo!

Oh sí ! Manuel Amoros, Jean-Luc Ettori, Dominique Bijotat, Marcel Dib, Bruno Bellone… Además, está la llegada de Arsène Wenger el segundo año, un entrenador muy joven que llega del Nancy y del que no sé absolutamente nada, pero que se va tener esta carrera brillante.

¿Con qué jugadores te ha gustado jugar?

Como siempre he dicho, Manuel Amorós fue un jugador excepcional. Es la primera vez que veo un lateral derecho al estilo brasileño, un contraataque, muy talentoso técnicamente. Suele decirse en Argentina o Brasil que quien juega del lado izquierdo debe ser zurdo. Es muy raro ver laterales que no sean zurdos. ¡Pero él estaba! Podía jugar de medio, incluso anotar. Y luego fue internacional y formó parte del Dream Team campeón de Europa en 1984 y de la aventura en Sevilla en el 86.

Cuéntanos sobre el título de campeón en 1988…

En lo personal, las llegadas de Mark Hateley y Glenn Hoddle me separan un poco del equipo, porque jugué más el primer año. Arsene Wenger trae de vuelta a dos jugadores opuestos a mí. Con un puro mago del fútbol primero, Glenn, técnicamente muy dotado pero algo lento. Como dije en su momento, “tiene pasaporte inglés, ¡pero eso es todo!”. Y luego Mark, al más puro estilo británico. Le volví a decir no hace mucho cuando lo conocí en un aeropuerto, que era un tipo que en vez de cabeza tenía un pie.

Daba golpes increíbles con el casco en los centros que le lanzaban, ¡a veces incluso fuera del área penal! No tenías que estar al frente. Venía del AC Milan donde en ese momento centrábamos mucho para el delantero, que tenía que estar fuerte para jugar delante. Arsene Wenger tuvo la visión de igualar a estos dos jugadores que en el papel no tenían mucho en común. Y con el aporte, la cohesión de todos los demás, hicieron una temporada notable, que nos permitió ganar el título.

¿Tienes alguna anécdota de vestuario que te venga a la mente?

No sé por qué, pero recuerdo que a menudo íbamos a un club en Antibes con el equipo de Marcel Dib, Bellone, Amoros. Comíamos allí y pasábamos la tarde. Nos reunimos entre nosotros, para compartir buenos momentos. Luego, ¡también hay que hablar de las casas prefabricadas en las que estuvimos en La Turbie! Los vestuarios eran realmente precarios, pero teníamos una vista increíble desde lo alto del campo de entrenamiento. Recuerdo a Bellone intentando pasar el balón, «boom», por encima de la roca.

Y ahora puedo decirlo, ¡solíamos hacer esquí acuático regularmente con Manu Amoros! Tenía un barco. En ese momento, nos permitimos cosas que serían imposibles de hacer hoy. Éramos profesionales, pero hicimos lo que queríamos. Todo era diferente, incluso los globos. Cuando llovía mucho en La Turbie, el globo pesaba tres kilos y medio. Secamos nuestras cosas gracias a Louis, el tendero.

¡También es la era del nuevo Stade Louis-II!

Si claro. Yo jugué en el viejo al principio, cuando vine con el Tours. Luego conocí al nuevo cuando llegué al Club. Es un estadio especial, ¡pero en Mónaco todo es diferente de todos modos! Sin mencionar si se ve mejor o no. Por el aspecto geográfico, el clima… es necesariamente especial. Y en ese momento, AS Monaco era un club mucho más grande que Paris Saint-Germain o Lyon, que estaba incluso en la segunda división. Marsella y especialmente Burdeos fueron los grandes equipos. Pero el Stade Louis-II fue el primero en renovarse. Con estos ladrillos rojos, parecía una “Ópera Deportiva”. La gente venía con el jersey al hombro, las medias a juego, siempre había detallitos divertidos (sonrisa).

AS Monaco sigue siendo un momento especial en su carrera…

¡Sobre todo porque mi hijo es monegasco! Nació aquí y apoya al Club. Ahora tiene 35 años y ha vivido en varios lugares, incluido París, pero sigue siendo fanático de AS Monaco.

¿Si tuvieras un gol o un partido para destacar?

Hay uno que me gustó mucho, fue contra el Saint-Etienne. No recuerdo si ganamos 1-0 o 2-1, y estoy haciendo algo como Lionel Messi. Había eliminado a uno o dos jugadores, incluso me quedé con el videocasete de ese gol, mientras que ya ni siquiera tengo videograbadora para leerlo (risas). Creo que el portero era Jean Castaneda, y yo había hecho una acción soberbia antes de dar un gran “cachetón”. El número 10 de los Verdes vino a verme al final del partido para decirme: “¡Omar, qué gol!”. Luego anoté uno para el tiro con el Paris Saint-Germain contra el Mónaco en el Stade Louis-II, así que fue divertido. Pero siempre digo que no me gusta hablar mucho del pasado, mira por el retrovisor, me gusta mirar al futuro.

Hubo algunos números 10 muy buenos en AS Monaco. Es el fútbol lo que te habla, ¿no?

En ese momento, el Club realmente tenía esta identidad, este estilo, esta notoriedad. Había menos aficionados monegascos que ahora en Francia, pero el Mónaco siempre ha tenido esa particularidad de jugar bien. Me acuerdo de Marcelo Gallardo, Fernando Morientes… ¡Querías encender la televisión para ver a estos jugadores! Hoy la sensación es diferente con la abundancia de partidos, a veces tenemos demasiado fútbol para ver. Pero la ASM siempre ha tenido un equipo espectacular, entretenido, como el Principado.

Rise. Risk. Repeat.

PERO DE HECHO, ¿PARA QUÉ SE UTILIZAN TUS COOKIES? 🤔

Las aceptas varias veces al día en los distintos sitios que visitas. Pero, ¿qué sabes sobre ellas? Las cookies, obviamente, no se comen y tampoco son peligrosas. Simplemente nos ayudan a personalizar tu experiencia en Internet. Cuando visitas asmonaco.com, estas nos permiten analizar primero la audiencia y el rendimiento del sitio. Y principalmente nos sirven para brindarte publicidad y contenido que corresponda con lo que te gusta. Ten en cuenta que puedes cambiar tus preferencias en cualquier momento, gracias a la normativa sobre protección de datos personales. O contáctate con nuestro equipo para cualquier aclaración. ¡Gracias por tu confianza !

Cookies strictement nécessaires
Cookies statistiques
Cookies de personnalisation
Cookies tiers